La necesidad tiene cara de hereje

Desde que comencé con GNU/Linux he pasado por las siguientes distros:

  • Slackware (no recuerdo que versión, fue una pésima elección para un novato, no pude siquiera instalarlo, pero no me rendí)
  • Red Hat 3
  • Fedora 4, 5, 6, 7 y 9
  • Ubuntu 6.06, 6.10, 7.04
  • Slackware 11 y 12 (ahora si, incluso usé Fluxbox como WM)
  • Debian 5 y Squeeze Testing (6)
  • y finalmente el salto lógico (ya verán porqué le digo así)

Debo aclarar que no me caso con ninguna distro ni marca, soy un Tester empedernido y busco la máxima usabilidad.

Mis inicios

Cuando comencé, tenía un CD con Slackware, del cual ahora no recuerdo que versión era, que había venido en una revista de informática que compraba.

Metido hasta las tarlipes en MS-DOS y Windows (que era lo único que conocía), linux me parecía un mundo completamente extraño y ajeno.

Hasta que un día conseguí un disco IDE extra para hacer pruebas: era de 10 GB!! (cuando recién aparecían los de 20 y 40 GB)

Asi que quité mi disco duro y puse el “nuevo” para probar el slackware. Debo decir que fueron las 7 horas más largas y frustrantes de mi vida.

Un reniegue contínuo con los archivos que tenía que poner en dos diskettes (boot y root) de 3 y 1/4″ y cuando finalmente arrancó, el instalador en un punto me pidió que eligiera los paquetes a instalar… que lo qué? Y ahora?

Saqué el CD de la lectora y lo guardé cuidadosamente junto a los dos diskettes que había generado, tal vez en otra ocasión podría probarlo.

Tomar prestado sin pedir permiso

Unos meses más tarde, hice un favor a mi profesor del instituto de informática y actué de “delivery”. Mi función era llevar unos CDs de Red Hat 3 a su socio, pero como era de noche, luego de clases, me indicó que los llevara al día siguiente.

Con los discos en la mano fui corriendo a mi casa y les hice una copia… No tenía internet, asi que cualquier material que cayera en mis manos era clonado de manera inevitable y sistemática.

Quizás estuvo mal, porque era un RH empresarial… Y era difícil conseguir una copia. Pero me sirvió para abrirme las puertas de GNU/Linux.

Cuando puse el CD e inicié, una pantalla gráfica me daba la bienvenida. Nada más hermoso y tan alejado de los textos del slackware! Y además sencillo de entender!

Esos fueron mis primeros pasos con un sistema linux, sin actualizaciones, sin instalar nada de nada… Totalmente Out of the Box. Era lo máximo poder estudiar el sistema, modificarlo, romperlo, volver a instalarlo…

Y llegó Internet

Y si. Finalmente tuve conexión. Muy modesta, pero conexión al fin. Y así obtuve Fedora 4.

A esta altura ya estaba familiarizado con RedHat y sabía que Fedora era el proyecto comunitario, asi que decidí seguir por la misma línea.

Instalé Fedora 4 y todo mejoró considerablemente. Interfaces más pulidas, más software y con el adicional que podía instalar con al administrador de paquetes desde internet!

Luego me bajé Fedora 5, lo quemé y lo instalé (en realidad hice un upgrade). Más tarde, me dí cuenta que podía actualizar mi sistema de manera online sin tener que bajarme las ISOs y quemarlas a CD.

Así fue como fuí actualizando mi sistema del 5 a 6, 7 y finalmente di el salto a Fedora 9.

A esta altura ya me consideraba un usuario desktop avanzado y engullía conocimientos rápidamente.

Intenté probar F11, pero me resultó muy inestable y mi placa de video no funcionaba bien, asi que descarté la idea.

Fast Testing

Comencé a probar otras distros, la gran estrella del momento: Ubuntu 6.06.

Canonical te enviaba el CD (todavía lo tengo y está impecable con su sobre impreso y todo) asi que le di una oportunidad. Como ya contaba con otra PC, todavía tenía los discos duros viejos, asi que volví a instalar sin tocar mi harddrive principal con Fedora.

Probé Ubuntu 6.06 y me gustó al principio, asi que dejé de usar Fedora, mas tarde actualicé a 6.10 y luego a 7.04. El “sudo” primero me pareció interesante y útil… pero luego vi que era bastante inseguro utilizarlo. Ya estaba acostumbrado a utilizar root sólo cuando era necesario y usar “sudo” me “quemaba los dedos”. Así estuve hasta que me aburrí.

Salté deliveradamente y sin pensar en las consecuencias a Slackware nuevamente, esta vez la versión 11. Como ya había estado probando otros desktops con Ubuntu (pasé por Gnome, KDE, XFCE4 y Fluxbox) me decidí por este último escritorio liviano.

El instalador ya no me pareció tan extraño, el tema de las particiones y la elección de paquetes fue muy sencilla. Ya sabía de que se trataba.

En poco tiempo tuve un completo Slackware + Fluxbox funcionando a la perfección. Al tiempo, me bajé la ISO de S12 e instalé de cero. Ni falta hace que diga que ya no hago backup de mi Home, ya que la partición la tengo separada y no la toco cuando reinstalo. Sólo modifico el fstab luego de instalar y me fijo que los UID y GID sean los mismos.

Plataforma amd64

Llegó el momento de la verdad. Siempre trabajé con hardware x86 y el salto de tecnología era inevitable. Compré un Core 2 Duo y necesita un sistema de 64bits para aprovechar mejor las prestaciones del hardware.

Al momento de comprar la nueva PC, se corría el rumor de que Patrick Volkerding no realizaría la versión de 64bits de su S.O. Así que dije, “chau, mejor busco otra distro”.

Así fue como me puse a analizar.

Fedora… nah, fue mi primer amor pero es mejor dejar el buen recuerdo y no urgar demasiado.

CentOS… No, no quiero un servidor.

Ubuntu, nuuuuuuuuuuu, ni hablar.

Slackware, descartado por falta de plataforma 64bits.

OpenSuse… no me inspiraba confianza por todo el tema de Novell y la mar en coche.

La opción más lógica era Debian.

Debianita, no gracias

Cuando instalé Debian y lo configuré a mi gusto, le puse los chiches que quería y quedó andando como una seda.

Un amigo que sabe muchísimo, que es un groso y al cual respeto mucho su opinión; cuando le conté de mi nueva instalación me dijo: “¿Y porqué instalaste Debian?

Yo le respondí, “Me gusta probar y conocer las distintas distros, pero no soy debianita”

Sólo les diré que tenía Debian Lenny y que usaba algo de software privativo (el driver de mi placa de video y la versión privativa de VirtualBox, la OSE no porque no tiene soporte USB). Y déjenme decirles que era muy usable.

Luego cambié los repositorios a Squeeze Testing e hice la actualización del sistema.

Y así lo tuve durante un tiempo… hasta que me aburrí.

Conclusión, debian y las distros basadas en debian me aburren.

Logicamente, lo que sigue

A principios de Marzo 2010 tengo una distribución GNU/Linux que nunca hubiera imaginado tener instalada hasta ahora. Era el paso lógico luego de haber paseado por casi todas las distros y es el paso previo a lo que personalmente considero es un GNU/Linux de verdad.

Me bajé una ISO del LiveDVD de Sabayon 5.1 y la instalé. Funcionó absolutamente todo sin tocar nada.

Sabayon está basada en Gentoo, aunque trabaja con paquetes precompilados lo cual ahorra mucho tiempo.

Dije que considero un verdadero linux, porque tanto en Gentoo como en Linux From Scratch, el proceso de compilación de todo el sistema resulta en un S.O. optimizado.

Todo el proceso involucra al usuario desde principio a fin y es necesario conocer lo que hay “bajo el capó” para no hacer macanas. Gentoo permite conocer a fondo un sistema operativo GNU/Linux.

Y como verán, Sabayon  es el paso previo a Gentoo… Todavía no me animo a largarme a compilar. Y tampoco tengo mucho tiempo como para dedicarme.

Conclusión

Siempre quise que mi Linux funcionara como yo quería (usabilidad) y la verdad no me importa si estoy usando software libre o privativo.

Es obvio que no me quedaré de brazos cruzados mientras estoy usando un driver privativo por ejemplo. La lucha no termina.

Por eso este post se llama “la necesidad tiene cara de hereje”.

Mi necesidad de aprender me llevó a pasar por varias distribuciones, sabiendo encontrar lo bueno y lo malo de cada una (ojo, son opiniones propias).

Mi necesidad me llevó a no apegarme a una sola distro solo porque me es afín o no una filosofía de fondo.

Mi necesidad me guió hasta donde estoy, tratando de conseguir un sistema operativo usable, dócil, que funcione cuando y como quiero.

Díganme Hereje, pero prefiero tener un GNU/Linux con algo de software privativo, poder usar todo como quiero y seguir luchando por la libertad del software y el hardware a tener que quedarme varado con un Linux que funciona a medias o que no funciona como debiera, teniendo que renegar con drivers libres que la comunidad desarrolla (y a la cual estoy muy agradecido) o teniendo que pagar por hardware carísimo “compatible” con GNU/Linux.

Diganme hereje, pero es lo que sucede cuando surge la necesidad

8 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Maldito Nerd
    Mar 31, 2010 @ 16:22:15

    Parece calcada la historia de mi vida :D

    Anímate, que realmente vale la pena el cambio. Llevo alrededor de 4 años usando Gentoo como mi único sistema operativo en todas mis PC. Lo que se aprende (y yo que creía saber algo de Linux en aquel entonces) no tiene precio.

    Compilar en un microprocesador potente ni lo vas a sentir y una vez que hayas instalado Gentoo, es para siempre. Por tratarse de una meta distribución no versionada, estás siempre a la última en cuanto a paquetes instalados sin necesidad de “actualizar” a la próxima versión.
    Otra ventaja, nunca vas a poder romper Gentoo al punto de quedar irreparable, todo tiene arreglo, y la comunidad que hay detrás es excelente (hay gente que sabe muchísimo en los foros).

    Un saludo! A ver cuando das el próximo paso!

    Responder

    • jinetedeldragon
      Mar 31, 2010 @ 17:39:26

      Gracias!!
      Agradezco el ánimo. El paso previo ya lo dí con Sabayon.
      Tal vez más adelante cuando tenga tiempo me pondré a estudiar.
      Al no conocer demasiado de Gentoo corro el riesgo de terminar con una PC “parada” durante largo tiempo.
      Y la verdad, como tengo un solo equipo y es mi herramienta de trabajo, necesito tener un sistema corriendo ‘ya’.
      Saludos!

      Responder

  2. Trackback: Trackback
  3. incendialaciudad
    Abr 04, 2010 @ 00:18:48

    Que gran relato. La parte de Red Hat 3 me gusto mucho (los tiempos eran distintos, copiarlo resultaba inevitable para que llegues a lo que eres ahora)
    Mi uso de Gnu/Linux es muy escaso, pero estas historias me alientan a probar cada vez mas

    Responder

  4. abuhacker
    Abr 05, 2010 @ 10:16:03

    Hola drago!
    hacia un par de días largos que no te leía, pero como cada post tuyo, este tampoco tiene desperdicio.
    Claro, no tengo tus conocimientos y trayectoria con la informática y mi proceso de evolución va mucho más lento. Pero por sobre todo alienta a seguir avanzando en la búsqueda de la distro “a medida”
    Con lo de “la necesidad tiene cara de hereje”, 100% de acuerdo!!
    Nos leemos!!

    Responder

  5. jinetedeldragon
    Abr 05, 2010 @ 11:48:20

    Gracias a ambos (incendialaciudad y abuhacker)
    El haber pasado por varias distribuciones no me hace más conocedor ni más experto.
    Simplemente conocí las distintas formas de configuración y ajustes fino que tiene cada distro, en definitiva el kernel es el mismo y funciona de la misma manera en todas.

    Lo que me resta por conocer es como se ajusta el kernel, a través de la compilación. Yo le digo “levantar el capot y conocer cómo funciona el motor”

    Me alegra que estas pequeñas historias sirvan para darle ánimo a otras personas… al menos será mi pequeño aporte al movimiento del software libre.
    Saludos

    Responder

  6. malditonerd
    Abr 10, 2010 @ 12:18:34

    Acerca de Gentoo, por tratarse de una metadistribución, no necesitas mas que otro linux funcionando para poder instalarla.

    De hecho el cd de instalación de Gentoo no es mas que un Linux cualquiera booteable que cuenta con las herramientas básicas para poder construir otro (Kernel 2.6, conexión a internet y el comando chroot).

    Si ya dispones de Sabayon instalado, todo lo que necesitas es una partición disponible o un segundo disco rígido para pruebas (o una máquina virtual, pero solo serviría para “practicar”).

    Instalar Gentoo de esta forma no va a tocar para nada tu instalación actual de Sabayon, una vez terminada la instalación agregas un par de líneas al Grub de tu linux acutal y listo, dual boot.

    Solo hay que seguir el handbook de Gentoo:

    http://www.gentoo.org/doc/es/handbook/

    ¡Saludos!

    Responder

  7. Trackback: Control Remoto « Jinete del Dragon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

marzo 2010
D L M X J V S
« Feb   Abr »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
A %d blogueros les gusta esto: